Cargando...

Cómo puedo empezar a cambiar mi vida?

Cómo empezar a cambiar la vida

Familia, vamos a tocar un tema de voltaje y es ese momento de la vida en donde sabemos que necesitamos un cambio pero no sabemos por dónde empezar. Lo primero es entender qué tan bueno es cambiar y si del otro lado de los cambios nos esperan cosas realmente positivas, así que primero véanse este video donde hablo sobre los cambios y qué tan positivos son.

¿Listo? ¿ya lo viste? ¿Qué tal te pareció? Espero haya resuelto todas tus dudas sobre los cambios como tal ahora sí, vamos a analizar…

¿Cómo empezar a cambiar?

Para darle un giro a tu vida, lo primero y casi, el paso número cero (así es, porque es más importante incluso que el paso número 1) es entender el por qué quieres cambiar y todos los argumentos reales del por qué quieres hacer ese cambio, para de esa forma, saber si tu cambio va a mostrar efectos o simplemente va a ser un cambio de una cantidad pequeña de días y hasta ahí va a llegar.

¡Así es! Desde los argumentos del por qué quieres cambiar puedes descubrir si va a ser un cambio de vida que va a permanecer y a desarrollarse cada vez más o sólo va a ser un capricho temporal. La razón principal de esos cambios momentáneos es sentir y decidir que necesitas cambiar por algo que no gire en torno a ti, o sea hacerlo por el qué dirán, porque «otro me dijo que…», o por las opiniones ajenas.


¿Por qué hacer un cambio basado en comentarios u opiniones ajenas suele ser un cambio temporal y para nada sostenido?

Obviamente siempre hay la excepción de la regla y bueno, algunas personas habrán logrado un cambio sano y positivo que pudo nacer de un detonante o factor externo como un mal comentario o por ese «qué dirán»; pero en una gran gran mayoría de veces esto no es así.

La respuesta es sencilla, cuando te dicen algo que te hirió eso causa un sentimiento negativo y de frustración, el mismo que va a ser el detonante de tu cambio. Pero ese sentimiento día tras día va a ir dejando de importar y cada día te va a mover menos sentimientos negativos hasta el punto en donde ya no sientas incomodidad con eso y simplemente va a ser un recuerdo que vas a querer dejar en el pasado, por eso mismo, si tu motivación para hacer tus cambios tiene como base, esos sentimientos negativos que generó el conflicto inicialmente, tus ganas de cambiar se van a ir desapareciendo al igual que el sentimiento inicial.

Cómo empezar a cambiar la vida

Pero bueno ¿cómo empiezo a cambiar?

Ok, te tengo algunos puntos importantes que pueden darte una luz para el camino hacia tu cambio. Te recomiendo que vayas por una libreta, agenda o cuaderno para anotar algunas cosas que acá vamos a necesitar para que al final de este artículo tengas una guía bien completa de cómo empezar a hacer tu cambio.

¿Ya fuiste por tu libreta? Ok! Saca tu lapicero y vamos a empezar, entonces:

1. Objetivo del Cambio

Objetivo del Cambio: De este punto parte todo. Marcar un objetivo no sólo es importante sino que es NECESARIO porque vas a empezar un nuevo camino pero DEBES de saber hacia dónde te diriges y no sólo salir de tu camino actual por el sólo hecho de salir.

Responde en tu cuaderno las siguientes preguntas y si quieres escribir mucho, extiéndete lo máximo que quieras, entre más escribas, mucho mejor para ti ya que vas a saber con lujo de detalles hacia dónde vas a ir:

  • ¿Cuál es mi objetivo con este cambio?
  • ¿Cuál es mi motivación para hacerlo?

¿Ya las respondiste? Al hacerlo vamos a tener bien claro todo lo que hay detrás de las ganas de cambiar y vas a empezar a conocer un poco más claramente el camino que vas a tomar y cuál va a ser la meta que esperas.


2. Programa tu Cambio

¿Quieres mejorar tu salud? ¿Cambiar tu estilo de vida? ¿Ser mejor en lo que haces? Ponle a todos los objetivos una fecha y una hora incluso para realizar cada uno de esos cambios. No dejes tu oportunidad de cambiar a la suerte o al «bueno, ahí miro cómo lo hago», no, empieza a programar todo lo necesario para hacerlo.

No empieces a hacer grandes cambios, empieza poco a pocos, con pequeños pasos a corto plazo pero que sean cosas realizables y que sea un paso a la vez, por ejemplo, si tu aspiración es tener tu cuerpo soñado, no pongas algo tipo «esta semana debo de bajar 3 kilos«, esa es la meta, NO un paso a seguir, entonces coloca por ejemplo: «Esta semana voy a bajarle al consumo de tantas harinas y comida chatarra», o bien algo como «empezaré todas las mañanas a hacer 30 minutos de cardio», esos como ves, son pasos que puedes hacer todos los días y no son objetivos imposibles de cumplir pero que haciéndolos consistentemente, vas a poder lograr tu objetivo final.

Cómo empezar a cambiar la vida

3. Prepárate Psicológicamente

Ten claro que van a haber momentos difíciles en todo este proceso. Que van a haber momentos donde no vas a querer seguir y que vas a estar cansado o momentos donde vas a preferir descansar a hacer lo que sabes que debes de hacer para lograr lo que quieres.

Entonces prepárate desde ahora para cuando la motivación se haya ido, a suplirla con tu disciplina y eso se logra teniendo la meta final en tu mente y al tenerla tan clara no vas a dejar que la pereza o la procrastinación te alejen de tu meta porque ya empezaste a trabajar en ella ¿en realidad vas a echar todo ese trabajo por la borda? ¡No lo creo!

4. Renuncia a la Comparación

Si algo hace daño a la psicología en los momentos de cambio es empezar a comparar tus resultados con los de alguien más. Si algo hay que tener claro es que todos los procesos son diferentes y cada uno es valioso en sí mismo. No hagas lo que el otro porque a él le funciona, tú tienes tu rutina, tu método y al final no se trata de quién tiene la mejor manera, sino quién persiste más, esa es la única forma de llegar a obtener todo eso que quieres.


5. El cambio es SÓLO TUYO.

Asume la completa responsabilidad por tu cambio, no busques culpables el día que no puedas hacer tu rutina o que no puedas cumplir con lo planteado, siempre hay tiempo para hacer algo por tus metas y si no lo hiciste no es por culpa de nadie que no seas tú.

Eso suena muy frío pero familia, no se los digo a mal, sino que hay que entender que las excusas no existen cuando el sueño es grande, si no puedes hacer algo en la mañana, pues hazlo en la tarde, en la noche o madruga más, pero no le tires la responsabilidad de las faltas a tu plan de acción a los demás.

6. No está mal necesitar ayuda.

Si sientes que necesitas de alguien para que te acompañe, te aconseje o te dé un consejo acerca de tu cambio (ojo, mira que todo lo que acabo de decir se relaciona con que alguien llegue a aportarle a tu cambio, pero no que de esa persona dependa tu cambio ya que la única persona de la que depende es de TI MISM@) habla, dilo, busca esa ayuda, no hay nada más bonito que hacer un cambio con alguien a quien le interesas y con una persona que pueda motivarte en los momentos donde la rutina se haga pesada.

Cómo empezar a cambiar la vida

7. ¡No te frustres!

Los resultados de las cosas que valen la pena en la vida, tardan en llegar, ten presente que todo proceso es de tiempo y que sólo la disciplina durante semanas, meses y hasta años es lo único que da como resultado todo eso que quieres.

Así que no sólo te enfoques en el futuro y en la meta final, sino que mientras haces lo que tienes que hacer para lograr tu sueño, busca cómo hacer las cosas de manera que te guste y disfrutes el proceso, por ejemplo y siguiendo con el ejemplo del deporte, si tienes en tu rutina salir a trotar durante media hora, no sólo lo veas de esa forma, sino que encárgate en recorrer tus lugares favoritos de la ciudad o conocer unos nuevos, salir escuchando la música que amas, que más te llena de energía, así te vas a asegurar que no sólo vas a disfrutar cada momento de tu esfuerzo sino que cuando menos lo esperes y sólo enfocándote en hacer de la forma más disfrutable posible, el momento del esfuerzo, habrás sido consistente durante meses seguidos y esa meta que buscabas va a estar más cerca de lo que imaginabas.


Familia espero que esto les ayude bastante a tener una guía de cómo empezar y no sólo eso, sino que en realidad comiencen a hacer ese cambio.

¡A darle pues con toda! ¡Creo en ti!

Ányelo Style.