Cargando...

El Bien y el Mal: NO EXISTEN, en realidad son LO MISMO.

el bien y el mal no existen lo bueno y lo malo es relativo

Muchas personas están seguras de lo que es bueno o malo o incluso están seguros de considerarse buenos (o incluso no faltará el que se considere malo también) pero… ¿Qué si te digo que no existen tales cosas como bueno y malo?

¡Así es familia! Puede que esto suene escandaloso o confuso de entrada. «A ver Ányelo, ¿me estás diciendo que no existe el bien y el mal no existen en sí mismos? ¡Así es, eso es lo que estoy diciendo!

Lo normal sería uno preguntarse: «Bueno, ¿en qué momento llega uno a pensar que no existe nada bueno o malo sabiendo que yo sé claramente las cosas buenas y malas que pasan en la vida?», ese fue el planteamiento desde el cuál llegué a la conclusión que hoy les comparto.

Hace algunos días he estado reflexionando sobre la opinión de muchas de las personas que conozco. Cosas como: «El mundo cada día está lleno de maldad», «cada día todo va a peor», «la maldad se está apoderando de nuestras sociedades», «las nuevas generaciones van en degeneración», y cosas por el estilo que estoy seguro que tú también has escuchado en tu vida, incluso de boca de personas cercanas a ti.

Pero al escuchar tales afirmaciones yo me puse a analizar mi entorno, mi vida, mi situación actual e incluso MI sociedad, las personas quienes me rodean; en otras palabras MI REALIDAD, y definitivamente pienso que yodo cada vez va mejorando a pasos agigantados.

La diferencia entre todas esas 2 formas de ver la «realidad» me voló la cabeza y me hizo preguntarme… Si todos vivimos en el mismo mundo, estamos rodeados de lo mismo y vivimos de formas similares, ¿por qué hay un cambio tan abrupto en la forma de PERCIBIR (esa palabra es clave en toda esta conclusión, tenla presente) la realidad.

Entonces empecé a analizar que nada ni nadie en el mundo es implícitamente bueno o malo. Lo que le da ese significado y cataloga las cosas como positivas o negativas somos nosotros mismos y nuestro sistema de creencias, nuestro entendimiento personal de cada situación que vayamos a juzgar como buena o mala (o heredado de nuestras familias o sociedad) basado en el tipo de perspectiva, educación, cultura y mentalidad que tengamos.

Anyelo, pero yo sé cuáles cosas son buenas y cuáles no lo son.

Déjame preguntarte… ¿Estás segur@? Pues te sorprendería saber cómo tu opinión frente a algo que consideras malo o bueno, puede cambiar sólo conociendo un detalle adicional sobre ese algo que estás calificando. ¿Quieres un ejemplo? Sube a ver el video y allí te doy un ejemplo que seguro te hará hasta confirmar el hecho de que nada es en sí mismo malo o bueno y que esas características sólo son una construcción social.

Familia la invitación final con este tema es a que no juzguemos a nadie o a nada, sin conocer sus motivos para ser como es. No creamos en lo que vemos tan a ciegas, aunque parezca algo rotundamente «revelador y claro» porque detrás de lo evidente puede haber un argumento que te haga cambiar tu perspectiva y tu entendimiento de cara a ese algo o alguien.

Familia, espero les haya gustado este tema y nos vemos entonces en el siguiente artículo.

Bye bye family.