Cargando...

No decidir TAMBIÉN es decidir.

No decidir TAMBIÉN es decidir

Aunque no nos demos cuenta, en todo momento estamos tomando decisiones, desde algo tan simple como si levantarnos ya o en 5 minutos, desayunar en casa o por fuera, bañarte con agua fría o caliente, etc. Es curioso entonces saber que existe, por ejemplo, algo llamado ‘decidofobia’ que como podrán suponer, es el miedo injustificado e irracional al momento de tomar decisiones, ¿se imaginan qué horrible debe ser padecer de algo así?

Pero algo mucho más curioso, es que en ese proceso de toma de decisiones, a veces sea por miedo, pereza o procrastinación, dejamos de decidir y preferimos mejor esperar porque simplemente “las cosas pasan como tienen que pasar” pero… ¿sabías que el hecho de no decidir también es tomar una decisión?


¡No decidir también es una decisión!

Seguramente este concepto ya lo habías escuchado antes pero es muy importante comprender lo que realmente esto significa, ya que esto llega a ser tan vital, que en la mayoría de ocasiones no nos damos cuenta que es esa “falta de tomar decisiones” lo que nos da como resultado un montón de proyectos inconclusos, sueños frustrados y metas que se ven cada vez más lejanas.

No decidir también es decidir

Si nos ponemos a analizar nuestra propia vida, nos vamos a dar cuenta que por ejemplo, ese propósito que tanto nos hizo soñar y hacer mil cosas para lograrlo pero que no pudimos alcanzarlo, en muchas ocasiones tendemos a echarle la culpa a los errores y a las decisiones no muy buenas que tomamos en el camino a cumplir el tan anhelado propósito, pero ¿de verdad el error estuvo en las equivocaciones?

Pues familia, déjenme decirles que no necesariamente. A la luz de la verdad no podemos negar que muchas de las cosas que no han salido en nuestras vidas, han sido resultado de la incapacidad de decidir, y ojo, no de decidir bien, sino del simple hecho de tomar una decisión que pudo haber cambiado nuestras vidas, pero ojo pues que acá viene lo más extraño de todo este cuento y es que, aunque creas que lo que hiciste fue “no decidir”, lo que en realidad hiciste fue la decisión de no tomar partido y no ejercer acción en el momento justo, ¡y eso, familia! es justamente lo que lleva a una gran cantidad de sueños irse al bote de basura de las frustraciones y de metas sin cumplir.

Ok, pero entonces ¿cómo puedo tomar una decisión?

Familia, si es el miedo lo que no los deja tomar una decisión creo que en lo que acabaron de leer ya de hecho está la respuesta. Si un porcentaje enorme de las tasas de fracaso en los sueños y proyectos se da por el hecho de NO DECIDIR, entonces podemos sacar como primera conclusión que: “No decidir, es la peor decisión” ya que no necesitas ni siquiera ver su resultado para saber que nada va a cambiar y que eso, la mayoría de veces es un mayor fracaso que el fracaso en sí mismo, de algo que no salió como esperábamos.

Sonará muy frase de cajón, pero familia, cierren los ojos, pregúntense sobre las opciones que tienen, tomen la decisión con la que su corazón sienta más nivel de acierto, empatía y vibración y lo más importante, ACTÚA!


Pero… ¿y si me equivoco tomando una decisión?

Si te equivocas, pues ya sabes que esa no era la opción indicada entonces aprendiste, y si aprendiste ¿perdiste en realidad? ¡Por supuesto que no! Ya tienes la posibilidad de cambiar de devolverte y tomar el camino correcto y sí, dije devolverte, muchas personas están en contra de ello, incluso frases populares como “Pa’ atrás ni pa’ coger impulso” pero no familia, si aprendimos algo, es necesario parar y retroceder para aplicar lo aprendido, pero bueno, eso es un tema extenso que lo trataremos en otro artículo pronto.

Ahora les comparto un video que hice en mi canal hablando sobre el tema de ‘No Decidir’ que espero que les dé un poco de luces sobre todo este tema del que hemos venido hablando y que seguro, si saben leer entre líneas lo que digo en este blog y en el video, van a poder aplicar esto a sus vidas y van a lograr enfocarse ante sus sueños y metas de una forma completamente diferente a como lo hacen hoy. Así que acá se los dejo, disfrútenlo.

Familia si les gustó esta información y el video lo invito a que compartan este artículo. Me encantaría que toda esta información le llegara alas personas que lo llegaran a necesitar en el momento correcto y qué mejor que seas tú quien se los haga llegar, podríamos juntos cambiarle el día, la mente y hasta la vida a alguien con todo esto.

Gracias por tu apoyo.

Ányelo Style.

3 comments
  1. arturo kortazar azpilikueta martikorena

    Todos elegimos durante la vida, queramos o no, estamos obligados sin querer, ya sea por acción u omisión, libremente o forzado, con conocimiento o con ignorancia, lo complicado es vivir con ello, si te has equivocado, porque tenemos que aceptar muchas veces las elecciones de otros si no queremos perderlos, y asumir las consecuencias sin tener ninguna culpa de los errores ajenos, no hay nadie que nos pueda ayudar con eso. Porque no decidir también es decidir.

    Una elección o decisión, ya sea positiva o negativa, buena o mala, no va siempre reconocida por los demás, de los familiares o amigos, sino por aquellos actos que posteriormente, siempre se conoce los resultados después no antes, nos hagan sentirnos a gusto con lo obtenido, aunque luego nos hayamos podido equivocar. Siempre elegir supone un pesar, algún tipo de pérdida, porque tenemos que optar solamente por una de las muchas opciones disponibles, ya que no podemos elegirlo todo, solo una de ellas. A veces enfrentarse a esa disyuntiva de perder, nos hace optar a no elegir nada, es decir, a inhibirnos, y que sean otros los que decidan por nosotros, pero eso no nos quita ninguna responsabilidad sobre lo pasado, eso sí, nos hará que nos sintamos mucho peor por no haber cometido nosotros mismos los errores.

    ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

Comments are closed.